Reunión Internacional y Capítulo General 2015

De Estados Unidos y Canadá a Tierra Santa, de Noruega y Suecia a España, miembros de la Orden de San Lázaro de Jerusalén se juntaron en la ciudad amurallada medieval de Aigues-Mortes en Francia por la reunión internacional y Capítulo General trienal.

 

Los caballeros, damas, capellanes y sus dirigentes nacionales vinieron a este ambiente histórico para reflexionar sobre su pasado, presente y futuro caballeresco. Hubo tiempo para rezar, tiempo para reuniones de negocios y tiempo para hacer turismo y relajarse juntos.

 

El Capítulo General es el cuerpo de gobierno supremo de la Orden cuando se reúne bajo la invocación del Espíritu Santo siguiendo una convocatoria legítima. En esta ocasión, se requería su aprobación en las dos materias importantes en su agenda. La primera fue la revisión de la Carta Constitucional, la ley fundamental de la Orden que todos los miembros prometen observar. La segunda fue la elección de un príncipe real como el nuevo cabeza de la Orden en todo el mundo, el 50º Gran Maestre.

 

El Capítulo General se congregó en el priorato de San Michel de Grandmont que data del siglo XII, y fue abierto por la Gran Capitular, quien lo había convocado con el aviso previo de seis meses necesario constitucionalmente. Las oraciones fueron presididas por capellanes protestante y católico de Francia y Gran Bretaña y se invocó al Espíritu Santo en la manera tradicional con el canto gregoriano ‘Veni Creator Spiritus’. La reunión se continuo entonces en las dos lenguas, en francés – la lengua oficial de la Orden desde los primeros tiempos – y en ingles, su lengua administrativa desde el siglo pasado.

 

Los votos de los miembros con derecho, presentes o sometidos por escrito a través de representante fueron validados por el Consejo Constitucional. A pesar de la gran variedad de edades, culturas y diferentes fes representadas, los votos estuvieron casi en unánime acuerdo. Los cambios, con intención de reforzar la Carta Constitucional promulgada en el Capítulo General de Praga en 2006, fueron aceptados. La revisión, debida primeramente a la transferencia de la sede maestral de vuelta a Jerusalén, incluyó algunos cambios que reflejan las necesidades prácticas de hoy y otros que reinstauran elementos de la propia tradición de la Orden, junto con mejoras de las traducciones oficiales. El documento revisado se puede bajar en esta página en francés o inglés.

 

A continuación, el Capítulo General procedió a su deber más solemne: la elección de un nuevo Gran Maestre para dirigir la Orden de San Lázaro de Jerusalén internacionalmente. El candidato nominado era SAR el Príncipe Sixto Enrique de Borbón-Parma, un caballero envuelto en las actividades europeas de la Orden por más de una década antes de ser nombrado Gran Prior de Francia, más tarde Gran Visitador y luego Administrador General.

 

Cuando se contaron los votos, todos los electores presentes en el priorato estuvieron a favor. Los votos por correo validados también fueron unánimemente afirmativos. Por consiguiente, fue el privilegio del Gran Secretario el declarar al 50º Gran Maestre legalmente elegido, provocando un largo aplauso. El Príncipe se levantó para aceptar el resultado con humildad y buen humor y se tomó su tiempo en recibir individualmente a todos los presentes.

 

El nuevo Gran Maestre estuvo dispuesto a permanecer Gran Prior Titular de Francia, delegando al corriente Prior de Francia la total autoridad de jefe de jurisdicción nacional. Su Alteza Real también aceptó el título, propuesto por el Gran Maestrazgo y en desuso desde el siglo trece, de ‘Humilis Magister Domus Sancti Lazari in Ierusalem’. Esto subraya la restauración de la Ciudad Santa como el hogar de la Orden y reconoce el fin de su exilio en Boigny bajo la protección de la Casa Real de Francia.

 

Aigues-Mortes fue elegida para este acontecimiento porque fue desde allí que San Luis IX, rey de Francia, partió en barco a Tierra Santa en 1248, regresando en 1254 con Reynald de Fleury, el 13º Gran Maestre y el último hasta ahora en ser instalado en Tierra Santa. (San Luis procuró también para Francia la corona de espinas y otras reliquias de Jesús, para las que construyó la magnífica Santa Capilla en París que aún las alberga.) Aigues-Mortes fue notablemente uno de los ocho refugios seguros otorgados a los protestantes en Francia durante la Reforma. Con esta historia en mente, el Capítulo General se reunió con el propósito principal de elegir a un descendiente de San Luis como Gran Maestre de la Orden ecuménica y enviarle de vuelta a la antigua y actual sede maestral en Jerusalén para su ceremonia de instalación.

 

Los caballeros y damas se reúnen para la inauguración del 50º Gran Maestre en el sitio original del hospicio de leprosos San Lázaro fuera de los muros de Jerusalén el 13 de Octubre, fiesta del Beato Gerard, el primer Gran Maestre.

 



English
French
Spanish